Lo bonito de la vida

DSC_1221

Hoy no cumplo años. Ni es un día más especial que el resto. Pero ha salido la luna a hacerme cosquillas y no he podido evitar reír. Y como de la risa al recuerdo hay un paso a mí me ha dado por hacer un resumen de mi vida como el de Facebook. Pero mucho más original sin esa música sentimental barata y con imágenes en mi memoria más elaboradas que las de un sábado noche de discoteca.

Así que os contaré que llegué a este mundo sin saber qué era vivir y ahora en mi espalda llevo tatuado lo bonito de la vida.

Por mi padre aprendí que la virtud más grande de una persona es la nobleza.
Por mi madre, que el amor puede derrotar gigantes y ensalzar a los más débiles.
Mis hermanos me educaron, a base de tortazos principalmente (merecidos en el 80% de las ocasiones), a tener personalidad, a ser fuerte y a no dejarme vencer.
De mis pocos grandes amigos me inspiré para ser mejor persona -menos desastre, más atenta-.
De mi infancia tengo guardado un paquete enorme de felicidad que abro cuando se me caduca la del día y la engullo hasta que se me pasa el hambre.
Los libros que leí me abrieron el apetito de conocer más. De destrozar las murallas que me impedían levantar la vista. Porque más allá del muro, aunque algunos no se lo crean, hay vida.
Las películas me motivaron a cumplir sueños que nunca creí posibles.
Y de mis viajes… De mis viajes he aprendido tanto que necesitaría las siete vidas de un gato para contártelo.

Porque mis pupilas están repletas de aventuras. He visto estrellas fugaces mientras caía dormida una noche de verano en un rincón sin nombre, he paseado feliz bajo la lluvia sobre un acantilado eterno, he llorado de la risa. Y he reído por no llorar tantas veces que mis arrugas ya no saben que son tristes. He gritado a plena voz canciones inventadas. He besado, con los ojos cerrados y los dedos cruzados, a sapos que nunca se convirtieron en príncipes. He intimado con el mar de madrugada fruto de una noche de embriaguez. He conocido personas que en cuestión de horas me han marcado hasta el alma. He echado de menos con tanta pena que mi corazón se paró un instante… Y es que si continúo echando la vista atrás, se me llena la boca de nostalgia y me atraganto.

Supongo que todo se resume en que tengo veintiséis y soy feliz así.

Anuncios

2 pensamientos en “Lo bonito de la vida

  1. Cucum dice:

    Yo… He visto cosas que jamas creeriais

  2. Kika dice:

    Jo pulguiiiiiii!!!
    Cuanto talento!! Deberias dedicarte a escribir, tienes el don de tocar el alma…
    Felicidades sobrinitaaaa!! Un besazo,
    Kika

Deja un poquito de "tú" por aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: