En los bares, a veces, huele a tragedia

bailesola

 

Se la escucha ahora taciturna y la soledad se ha acurrucado en sus ojeras. Ha adelgazado y ya no sonríe al cruzarse con la vida. No hay ritmo en sus andares ni curvas en sus caderas. Su pelo cae derrotado sobre sus hombros y de donde surgían rizos tan sólo quedan mechones lacios y apagados.

Ahora pasea por los bares y se bebe las canciones de par en par. Desaparece en el fondo de un whisky cualquiera, se cambia de ropa y vuelve al escenario luciendo un disfraz de embriagada felicidad.

Cuando la luna está a punto de acostarse y en los bares ya huele a tragedia; ella saca sus armas y juega a la ruleta rusa.  Cae así, cada amanecer, una víctima nueva sobre su lecho. Un nuevo corazón que acompañe los pocos latidos que le quedan al suyo.

Al terminar, le echa a patadas con un cigarro entre sus labios y ninguna educación en sus palabras.

Vuelve a acurrucarse, entonces, la soledad en sus ojeras.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un poquito de "tú" por aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: