Nunca para de llover

Hombre paseando en el parque

-Quiero un poco de esa sensación-.
-Sensación… ¿de qué?-.
-Quiero un gramo de tu sonrisa. Esa que se te pone cuando piensas inevitablemente en lo feliz que te hace.
Mejor dame un pedacito de tu ilusión. De esa que desparramas por las calles solitarias cuando vas acompañada.
Enséñame ese lugar donde el amor se come a las horas y aún continúa hambriento de más.
Dame una pizca de esas miradas de pupilas dilatadas y corazones entregados.
Obséquiame un puñado de las mariposas que encierras ahí dentro…

Concédeme un poco de esa locura que te tiene tan feliz.

Porque aquí nunca para de llover. En esta ciudad de viandantes ágiles y empresarios ajetreados, diluvia constantemente.

Y necesito al menos, una razón para no odiarla tanto como a mi soledad-.

Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.
Joaquin Sabina

Anuncios

Deja un poquito de "tú" por aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: